Algo pasa

Camille_Claudel.-_Etudes_28129
Camille Claudel, Etude. Wikimedia Commons

Como ocurre en los hoteles, y más cuando se trata de una estancia inopinada y de emergencia, la habitación no sugería ninguna diferencia con la suya; nada se había impregnado de la presencia de una mujer. Luisa no había deshecho la maleta, había tomado lo justo y, para el aseo, se servía de los jabones y perfumes existentes en el baño, con lo cual, incluso los olores parecían los mismos. Había que ser muy despistado y poco observador para pasar por alto que Luisa se había soltado el pelo y dejaba caer sobre los hombros una hermosa melena que delineaba el óvalo de su rostro; además, con el aire que da la intimidad de la pieza, se había quitado la chaqueta y lucía una blusa blanca a la que había desabrochado el botón del escote justo para dejar al descubierto el nacimiento de los senos.

Naturalmente, los cambios operados no pasaron desapercibidos al piloto. No te precipites, se dijo, pero tampoco te demores demasiado.

—¿Whisky o cambiamos de bebida? —preguntó Luisa.

—Whisky… ¿para qué cambiar? —dijo él.

Luisa sacó unos vasos, hielo y un par de botellines. Puso los vasos sobre la mesa, el hielo en el centro, y destapó los recipientes con intención de servir el licor. A propósito se agachó ostentosamente y el piloto no tuvo reparo en asomarse a su escote. Brindaron de nuevo.

Fue Luisa quien, en un rapto de audacia, le dijo que no era necesario que pasara calor, que se quitara la chaqueta, y lo ayudó. Se acercó frente a él le desabrochó los botones, con las dos manos separó la pechera y ligeramente metió la pierna derecha entre las del hombre. Él se ahuecó para desembarazarse de la prenda, la arrojó en un vuelo de ave herida y abarcó en un apretado abrazo a la mujer que con tanta decisión había invadido su terreno. Desde ese momento las palabras se apartaron dejando sitio a los actos.

Desde entonces Luisa y el piloto compartieron días y noches en hoteles de media Europa. No podían frecuentar la casa de él por motivos obvios y en la de ella era imposible porque se lo tenían prohibido. Dijo que convivía con su madre y su tía, mujeres antiguas y demasiado estrictas.

El amor se fue haciendo sitio y Luisa disfrutaba, se sentía enamorada de nuevo, al fin y al cabo con esa relación le bastaba; hasta cierto punto tenía su aliciente vivir su vida y tener a quien amar y sentirse querida. Así estuvieron cinco años, pero como se suele decir, cuando el diablo no tiene qué hacer, con el rabo mata moscas. Fina se lo había dicho: Este trabajo es de poca satisfacción y de mucha renuncia. No importa el daño que nos puedan hacer a nosotras, contamos con ello, pero, ay, si nos embarcamos en compromisos, nos atacarán por ahí y será muy doloroso. ¿Y tú cómo te las arreglas?, le preguntó Luisa una noche de confidencias. Me limito a tener una vida privada lo más discreta posible, a no embarcarme en parejas, matrimonio, hijos… A Luisa le pareció muy dura la perspectiva, pero Fina era su tabla de salvación. El golpe había sido muy duro y aquello garantizaba un sueldo y una vida con la cabeza ocupada. Y eso, el diablo no pudo estar quieto.

Una noche, Luisa, que estaba entrenada para detectar los cambios de humor en las personas, descubrió que el piloto andaba caviloso y distraído. Le preguntó si le pasaba algo, si tenía alguna preocupación. Al principio él no quiso estropear el encuentro, pero tal era la zozobra que Luisa no tuvo más remedio que decirle:

—A ti te pasa algo; será mejor que me lo digas, a lo mejor te puedo ayudar.

—No, nada importante creo; una impresión, mi mujer…

Anuncios

AMELIA Y DOÑA ROSA, a la venta

51j4na1niul-_sx322_bo1204203200_Tampoco se puede decir que haya tenido mucho ajetreo, la verdad; familia y amigos; una bendición. Buen tiempo —aunque prefiero la lluvia—, paseo, lectura; y afinar en los recuerdos de tiempos anteriores.

Pero el puente me lo ha complicado el editor de Amazon por publicar pequeños fragmentos de mis cuentos para darlos a conocer. El asunto es largo de contar y quizá se deba a mi impericia, pero, ¡me ha cambiado los planes!

¿Qué quiere decir esto? Pues eso, que ya está a la venta AMELIA Y DOÑA ROSA, en tapa blanda, y el eBook sale mañana —dentro de un rato— a las 0:00 horas.

Y nada más; bueno, que si tenéis un rato para leer, AMELIA Y DOÑA ROSA puede ser una buena opción.

AMELIA Y DOÑA ROSA se vende exclusivamente en Amazon.

En papel: Amazon.es, com, uk, de, fr, it y jp

eBook:     Amazon.es, com y resto de países con tienda Amazon.

Casi a punto

46518596_126223281710546_910476209974935552_n

El caso es que había incluido un pequeño fragmento para lanzar el libro, pero el famoso “big data” recorre la web y busca coincidencias, y, mira por dónde, me dice que hay fragmentos publicados en la web de forma gratuita. He hecho lo que me dice para corroborar que poseo los derechos de publicación, aunque, por si las moscas, he borrado el texto.

Sólo me queda decir: “¡Escucha, bigdata, todos los textos son míos, y ya me ha costado imaginarlos y escribirlos! ¡Todo sea por publicar!

 

Faltan muy pocos días para que ‘AMELIA Y DOÑA ROSA’ aparezca en preventa en Amazon.

Elisa, qué mujer tan extraña

Elisa, qué mujer tan extraña. Apenas la conocí. Recuerdo la noche en que Elvira nos la presentó, aunque confieso que me hago un lío; Elvira dice que yo no estaba, Diego cree que sí, y Elisa no me recuerda en su relato, al menos no se refiere a mí de ninguna manera, aunque, lo que es más seguro, fui para ella transparente; bien mirado, y a decir verdad, sólo tuvo ojos y sentidos para Diego, así que no me extraña que no me mencione. Lo que me extraña es que Elvira sea tan tajante; se burla de mí, seguro que se burla de mí. Qué intensa su relación con Diego, digo la de Elisa. Apenas salían. Nadie salvo Elvira tuvo amistad con ella. Vivía completamente retirada, absorbida por su trabajo, ausente de todo contacto social. Es una relación que, a diferencia de otras, Diego no quiere contar. Incluso ahora que lo sabemos todo, al menos lo que ella dice, Diego no nos deja entrar en su parte. En el relato en el que salgo difunto, apenas cuenta, si acaso al principio, cuando lo echa de su casa. Se lo he preguntado, ¿por qué aquello? Y Diego contesta con evasivas ¿Acudirías si te llamara?, le pregunto. Ahora no, por supuesto; aunque en otro tiempo… Me contesta y lo deja ahí. Elvira se ve con ella, por Elvira tenemos noticias suyas, nunca en detalle. Bien, está bien, dice; muy relajada, mucho más que entonces, tiene sus amigos… ¡Sale! Mira que costaba sacarla de su encierro. ¿Ha tenido problemas?, le preguntamos a Elvira. Y ella dice: Qué va, es una novela ¿Quién puede creer que lo que cuento sea verdad?. Lo podían comprobar, le dije una vez. Bueno, que lo comprueben ¿Tú qué crees?, me preguntó a bocajarro. Si yo te creo, le dije. Eso es lo que importa, sonrió, porque estas cosas nadie se las cree; eso me favorece.

¿No te da por ir a verla?, le pregunté a Diego. Me contestó que a veces está tentado, pero luego insiste en que está mejor así; aunque me llame no iré; así es la vida, querido Luis.

La vida de Diego está marcada por tres mujeres. Tres mujeres de marcada personalidad y de belleza notable; dos bastante parecidas en cuanto a su apariencia, con personalidad, carácter y biografía distintas, eso es lo que sabemos; la otra es el contrapunto, podríamos decir. Sin embargo, parece paradójico, es Blanca la que más lo influye: se nota su presencia, se ve en él su reflejo. Da la impresión de que con ella Diego se somete gustoso. Tiene suerte el muy bandido. Me refiero a estos años últimos, tan entregado al estudio, la escritura y el amor. Ahora que no se debe a nadie y tiene que mentir lo justo, en cuanto a la escritura me refiero.

 

Sobre la imagen: Puerta de acceso al antiguo café Lion con sus faroles (http://antiguoscafesdemadrid.blogspot.com/2013/03/el-cafe-lion-y-su-ballena-alegre.html)

Historia de una novela

Andaba con Carmen. Como siempre, nuestro paso estaba a medio camino entre la marcha y el paseo, una manera de conciliar el movimiento y la conversación, de acompasar los pasos con las palabras. Le hablé de la idea que rondaba por mi cabeza: escribir otra novela; ella sonrió escéptica. La protagonista será una mujer, le dije, y será ella la que cuente, añadí. No creas que es fácil, me advirtió; no creas que lo sabéis todo de nosotras; hay sensibilidades y secretos recónditos que, seguro, los hombres no sabéis advertir. Asumiré el riesgo, tiraré de mi lado femenino, además cuento con tu ayuda, le dije. Le expuse la idea que me andaba rondando, en fin, el asunto, algo de su desarrollo, el conflicto y el final, con caídas y mejoras, vamos, nada rupturista; una novela, eso sí, con atención especial al lenguaje. Seguimos la conversación, pensamos en alguno de los personajes, los nombres —de todos es conocida su importancia—, los lugares, el tiempo; encontramos conocidos por el camino, que si no llueve, con la falta que hace; y pasamos a otros asuntos.