Las intermitencias de la vida

Luego el día se ha ido estropeando, pero la mañana, a las ocho, era hermosa, fresquita y perfumada. A esa hora el sol va cogiendo altura, aunque las sombras se alargan lo suficiente para definir formas y colores con la exactitud del día recién estrenado. Ando por el parque.

Y me fijo en el contraste de vida que ofrece el estruendo primaveral de la catalpa con el decaimiento melancólico del olivo: ambos sufrieron los rigores de Filomena, pero, mientras la primera sacó provecho de tanta nieve, el segundo aún padece el rigor y quemazón de tanto frío; pero rebrota.

Es entonces cuando siento que la edad y la modesta presencia no quedan sin recompensa, que, como dijera el poeta, con las aguas de abril y el sol de mayo, como al olivo, algunas hojas verdes me han salido, y que la vida tiene sus intermitencias, quién sabe si caprichosas.

Una respuesta a “Las intermitencias de la vida”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: