Galdós como pretexto

800px-ramon_casas_-_mnac-_benito_pc3a9rez_galdc3b3s-_004760-d_005920
Ramón Casas. Retrato de Benito Pérez Galdós. hacia 1903

MAX.— (…) ¡La Academia me ignora! ¡Y soy el primer poeta de España! ¡El primero! ¡El primero! ¡Y ayuno! ¡Y no me humillo pidiendo limosna! ¡Y no me parte un rayo! ¡Yo soy el verdadero inmortal, y no esos cabrones del cotarro académico! ¡Muera Maura!

LOS MODERNISTAS.—¡Muera! ¡Muera! ¡Muera!

CLARINITO.—Maestro, nosotros los jóvenes impondremos la candidatura de usted para el sillón de la Academia.

DORIO DE GADEX.—Precisamente ahora está vacante el sillón de Don Benito el Garbancero.

Y de ahí le viene. Escribe Valle-Inclán en la acotación que presenta la ESCENA CUARTA: “(…) La Buñolería modernista entreabre su puerta, y una banda de luz parte la acera. MAX y DON LATINO, borrachos lunáticos, filósofos peripatéticos, bajo la línea luminosa de los faroles, caminan y tambalean.

 

Tengo que confesar que, harto de la tabarra cotidiana, me he animado con la polémica que mantienen Javier Cercas y Antonio Muñoz Molina en las páginas de El País a propósito de Galdós y su arte de novelar, aunque me temo que el debate es otro.

Para situarnos. El pasado 5 de enero Almudena Grandes publicó en las páginas de Cultura del diario mencionado el artículo titulado “Galdós para entender la España de hoy”, de donde Javier Cercas («Galdós», El País Semanal 9 de febrero de 2020) resalta las expresiones: “Galdós nunca fue neutral” y “Los lectores de Galdós tenemos una perspectiva más amplia de lo que estamos viviendo que los españoles que nunca lo han leído». Javier Cercas se apoya en las palabras  de Grandes y en su valoración para explicar por qué le “gusta menos Benito Pérez Galdós que a muchos de [sus] colegas españoles”. Cercas expone sus razones y una teoría. Para ello transcribe las palabras de Flaubert: “El autor debe estar en su obra como Dios en el universo: presente en todas partes, pero sin que se le vea en ninguna”. Así, Cercas introduce un elemento de reflexión sobre la presencia del autor y sus ideas en la obra literaria. Antonio Muñoz Molina (“Novelas y doctrinas”. El País. Babelia 15 de febrero de 2020) acude en defensa de Galdós y escribe: «Una tradición española casi escandinava también ya de tan antigua es la de mostrar la modernidad de uno mismo como novelista perdonándole la vida a Pérez Galdós. Uno de sus primeros cultivadores fue Valle-Inclán, quien tanto le debía, personalmente y en su educación literaria y política».

Creo que Javier Cercas, sin afinar demasiado, intenta abrir uno de los debates que más le gustan: la relación entre escritor, autor y obra. De ahí que prefiera situar la historia en el campo de los historiadores, la moral en manos de los moralistas y la pedagogía en manos de los maestros, sin negar que los marcos de que se sirven Galdós, sus seguidores y sus epígonos tengan valor literario.

Pero es Almudena Grandes quien, quizá llevada por la emoción y la convicción, se sale del ámbito literario para enfatizar los paralelismos y enseñanzas que adquirimos y adquiriremos de la mano y la pluma de Galdós para comprender mejor nuestro presente, lo cual lleva a Cercas a concluir: “(…) de un tiempo a esta parte la novela española vive el retorno de un realismo didáctico, moralista y edificante, que yo no creo que lleve muy lejos, pero que quizá es una de la razones del fervor renovado por Galdós”.

En fin, Galdós como pretexto para abrir un debate sobre la literatura, su naturaleza, sus funciones, si es que las tiene, el escritor, el narrador, el texto, la realidad, la ficción; y la literatura y los autores en la historia, nada que ver con el menoscabo o defensa de uno de nuestros grandes. Y de paso, como pretexto, también, para hablar de nuestra cultura e historia políticas, aunque me pregunto y os pregunto: ¿no será mejor echar mano de la ciencia para saber y del arte para disfrutar de lo aprendido?

 

https://elpais.com/cultura/2020/01/03/actualidad/1578059139_077727.html

https://elpais.com/elpais/2020/02/03/eps/1580728376_032115.html *

https://elpais.com/cultura/2020/02/11/babelia/1581440075_111186.html *

 

*Para leer estos artículos hay que registrarse.

7 respuestas a “Galdós como pretexto”

  1. ¡Pero que certeras son tus reflexiones, Alfonso! «¿no será mejor echar mano de la ciencia para saber y del arte para disfrutar de lo aprendido?» No has podido dar más en el clavo.
    Muchos besetes, amigo.
    «

    1. Querida María, «Mientras la vida soñaba» llegó esta mañana. Carmen se lo ha apropiado. Un abrazo de sueño. ❤️

      1. Qué bien! Espero que tanto Carmen como tú disfrutéis leyendo. Muchos besos a los dos.

  2. Tu devoción docente, incansable. Eres un gran «comentarista» del mun do de las letras.
    Un abrazo muy fuerte

    1. Gracias. Eres uno de los más acertados comentaristas de la vida, esa que tanto nos fascina y de la que escribimos. Abrazos.

  3. Había leído esos artículos sobre Galdós un poco por encima sin analizar demasiado, con lo que te leo en este escritome sitúo un poco mejor, gracias.

    1. Me alegro de que te haya servido. Saludos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: