Historia de una novela

Andaba con Carmen. Como siempre, nuestro paso estaba a medio camino entre la marcha y el paseo, una manera de conciliar el movimiento y la conversación, de acompasar los pasos con las palabras. Le hablé de la idea que rondaba por mi cabeza: escribir otra novela; ella sonrió escéptica. La protagonista será una mujer, le dije, y será ella la que cuente, añadí. No creas que es fácil, me advirtió; no creas que lo sabéis todo de nosotras; hay sensibilidades y secretos recónditos que, seguro, los hombres no sabéis advertir. Asumiré el riesgo, tiraré de mi lado femenino, además cuento con tu ayuda, le dije. Le expuse la idea que me andaba rondando, en fin, el asunto, algo de su desarrollo, el conflicto y el final, con caídas y mejoras, vamos, nada rupturista; una novela, eso sí, con atención especial al lenguaje. Seguimos la conversación, pensamos en alguno de los personajes, los nombres —de todos es conocida su importancia—, los lugares, el tiempo; encontramos conocidos por el camino, que si no llueve, con la falta que hace; y pasamos a otros asuntos.

 

 

2 respuestas a “Historia de una novela”

  1. Estupenda novela que vale la pena leer. La recomiendo. Un besete, hoy desde la lluvia.

    1. Muchas gracias, linda. Aquí, templado y esperando también la lluvia. Un beso fuerte.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: