El banco de pensar

¡Qué calor! Y qué le voy a hacer, tiene un efecto perverso: estoy desganado y cansado de este bochorno que embota los sentidos y, será por su causa, menos dispuesto a pasar por alto este maldito alicatado territorial y urbano en que han convertido la costa mediterránea. Sí, es cierto, la playa es hermosa, el mar azul y la arena rubia, pero la huella humana impone un suelo de cristal y los edificios obstaculizan arteramente el paso a la débil brisa. Menos mal que disfruto de un pinar, de algún solitario banco de madera en el que sentarme a leer amenizado por el canto rabioso de las chicharras. Escribir, cuando me despeje.

Pero no todo el verano ha sido así, siempre puede haber un locus amoenus, y yo tengo el mío donde, lejos del mundanal ruido, disfruto del silencio, la sombra, el fresco, la amistad y un vaso de buen vino; no te garantiza la disposición a escribir, pero te alegra la vida.

En esas estaba cuando aparecieron por allí mis queridos amigos Cati y Fidel. Ella es un culo de mal asiento y él se deja llevar. ¿Qué hacéis aquí?, me preguntó en seguida. Nada, ¿te parece poco?, le contesté. ¿Y no vais a ningún sitio?. No, le volví a contestar. Aunque no es del todo cierto: Carmen se ufana de ser una de las primeras personas que ha visto el Pórtico de la Gloria recién restaurado. Pues eso no puede ser, prosiguió Cati con toda energía, hay que ir al «banco más bonito del mundo». Naturalmente, no nos podíamos negar; sólo alcancé a defenderme diciéndole que había venido romper mi paz horaciana.

Claro que fuimos. La vista de los cabos, los acantilados y los rompientes es impresionante, pero el banco… Nada de pensar, no da tiempo. Todo el mundo con sus cámaras y sus móviles: una foto y que pase el siguiente. Mis amigos autóctonos dijeron: Ya volveremos en invierno y con temporal.

Cati estaba encantada y a punto de acabar con la memoria de su móvil de última generación.

3 respuestas a “El banco de pensar”

  1. Me apasionan los bancos «solitarios». Desde luego el que nos has presentado hoy es de los que merecen la pena conocer, especialmente cuando su soledad le convierta en un verdadero solitario.
    Gracias, querido Alfonso, por compartir sentimientos del verano y por esta manera de escribir tuya tan bonita.
    Un abrazo muy fuerte.

    1. Creo que ya estará un poquito más solo, el mes que viene más, ya me contarán mis amigos de allá. ‘O pensadoiro de Loiba’ ocupa un lugar privilegiado entre los cabos Ortegal y Estaca de Bares. Los acantilados, las playas inaccesibles y las cadenas de escollos, que anticipan el romper de las olas, hacen del conjunto un lugar único. Pero, ay la fama, han puesto un chiringuito y, justo detrás del banco, una caravana acondicionada para hacer y vender «creps galegos». En fin…
      Sigo con mi banco a la sombra, mis lecturas y mis chicharras a la espera de que refresque.
      Un abrazo, amiga.

  2. […] El banco de pensar ¡Qué calor! Y qué le voy a hacer, tiene un efecto perverso: estoy desganado y cansado de este bochorno que embota los sentidos y, será por su causa, … Mis Blogs Favoritos 1d […]

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: