Doña Rosa

Creo que ya he dicho que mi paseo, casi sin excepción, es siempre de mañana, tirando a temprano. Antes no era así porque uno está sujeto a la necesidad y a la labor inherente. Pero te declaran excedente, te apartan de la fabricación, del diseño, o del mantenimiento del producto, y desde entonces, además de la dedicación a los tuyos, a las tareas domésticas y a las relaciones sociales, paseas con la perra y disfrutas de su compañía. Andas en o con tus pensamientos, te asaltan las historias, y con ellas un universo de personajes con los que inicias un interminable diálogo; los haces tuyos, te encariñas con ellos, y, ¡cómo te duele hacerles daño! Porque la pasión, el sentimiento, el encanto, el desencanto, el amor, el desamor, el odio, el rencor, la alegría, la risa, la felicidad, la enfermedad, el horror, la frustración, la niñez, la juventud, la madurez, la vejez, el nacimiento y la muerte forman parte de la vida. Pero ahora que lo digo, ¿fue Emma un personaje? Desde luego para mí es mucho más que un nombre.

Doña Rosa mira la hora en el reloj de la cocina. Está Amelia al llegar y contempla la tarta de manzana que amorosamente hizo la pasada noche. Esa hija, esa nieta que siempre quiso, pero ca, no pudo ser. El hijo, tan dedicado a sus quehaceres, tan soltero; y tan lejos… Podía tener una nieta como Amelia, haberle quitado la caca, cambiado el pañal; verla crecer, hacerse mujer, intercambiar confidencias; como con Amelia, que se hará maestra y dejará de venir, se irá poco a poco hasta perder la costumbre. Pancho, entre las piernas, ronronea zalamero, cualquier día la hace caer. Dicen que se quedan ciegos, que son propensos a la diabetes, pero unas raspas… bien que le gustan; tan redondo como una pelota, tan suave como de armiño, y esos ojos… Si viviera en el campo andaría a su aire, entero y libre para llenar los prados de gatos. Ya está al venir, habrá bajado en Sol. Le gusta mirar los escaparates recién puestos, ver bajar a la gente de los autobuses, abrir las primeras tiendas, las novedades de la Casa del Libro, cruzar la Gran Vía… Esta chica es lista, se hará maestra y se irá poco a poco. Las nueve, ya está aquí, ‘Hola, hija, ¿cómo estás?’, Se la ve feliz, ‘Voy haciendo el café mientras te cambias, ¿a que no sabes qué te he preparado?’

Anuncios

9 thoughts on “Doña Rosa

    1. Eso parece. Y se diría que hay como una malévola ley de la compensación: ganas libertad y tiempo, y pierdes el dulce sabor de los placeres. Un amigo mío dice que el médico parece un funcionario de aduanas, que no hace otra cosa que prohibirle cosas: el alcohol, al tabaco, las grasas… “Y cuando me dice que también la carne, le contesto que a buenas horas”. Creo que exagera.

      Que tengas una buena tarde. Un abrazo

      Me gusta

  1. A la historia de doña Rosa le has preparado una antesala que, teniendo que ver con ella, rompe el hechizo de la narración.
    No soy quien pero dicen que la confianza da… permiso para ser franca y me hubiera gustado que cada párrafo tuviera su propia entidad, su propia entrada.
    Sé que es un juego inteligente, comparte tu confesión de un jubilado para utilizar después a Emma -personaje al que sigues atado- para dar entrada a Doña Rosa e iniciarnos en el curso de un relato que continuará.
    Pero escribes tan bien, que admito este “frasco” en que se te ha ocurrido mezclar agua con aceite.
    Muchas gracias, Alfonso, y sólo Alfonso.
    Brazos a la “familia” (je, je)

    Le gusta a 1 persona

    1. Buenos días, Isabel,

      Nada se agradece más que una opinión y una crítica sobre lo que uno hace cuando viene de alguien como tú, y como veo que sabes muy bien la intención, te cuento más cosas.

      Según pasan los días compruebo (siento) que se intensifica la evidencia de que estoy entrando en un mundo, el creado por Emma y Sofía, en el que me tengo que ganar el puesto sin desplazarlas a ellas, porque ellas tienen su propia idiosincrasia, su carácter y su estilo, y yo soy como un advenedizo que pretende entrar y tantea para ver cómo mejor hacerlo, y quizá la apuesta consista en conseguir ser uno más y compartir con ellas la aventura que ahora se inicia (o reinicia). Pienso en ello y en ello estoy.

      Muchas gracias, mi querida amiga. Un abrazo fuerte.

      Me gusta

  2. Disiento. Gánatelo a pulso, ten paciencia y sigue escribiendo como escribías, como escribes, pero despójate de una vez por todas de ese manto que aún te cubre. Ellas forman parte de una época, y eso se terminó, quien realmente eres dueño de cuanto ha salido de tu pluma eres tu; yo no pienso mandar más abrazos a Emma ni a Sofía, no existen. Mis palabras y mis abrazos serán siempre para ti, Alfonso, en quien debes creer más.

    Le gusta a 1 persona

    1. Con qué certeza metes el dedo en la llaga. Un dedo amigo de los que dicen la verdad con cariño y la mejor intención, que es el valor de la verdad, además con la energía y la fe que la dices. Qué duda cabe, tendré muy en cuenta tus palabras.

      Muchas gracias, amiga. Un abrazo.

      Me gusta

  3. Hola Alfonso!
    Para mí, Emma en su momento, tuvo personalidad propia, incluso tengo que decirte que yo le había imaginado un físico, unas actitudes y hasta le dibujé una vida. Cuando respondía a sus comentarios, la sentía tan real como lo era yo misma y en aquellos instantes existió, ya no como un personaje sobre el papel, sino como una realidad bastante próxima. Pero ahora y ya que lo preguntas, Emma se convierte, para mí, en un personaje que me ha hablado a través de sus historias y que ya pertenece a la obra de su autor. Por eso y,perdona la libertad que me tomo, creo que ya debe volar libre en ese paraíso de los protagonistas literarios. Yo, me despido de ella, le agradezco su interés y el cariño que me dedicó y me quedo con su autor.
    Te sigo con Amelia…
    Mi abrazo cariñoso.

    Le gusta a 2 personas

    1. Es muy conmovedor lo que me dices, y me alegro que la sintieras así porque así era, y esa proximidad era (es) recíproca, también yo sentía y siento la tuya. Ya sois dos, y qué dos, Isabel y tú, quienes me marcáis el mejor camino. Muchas gracias.

      Un beso fuerte.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s