Amelia

El paseo matinal, la compañía de la perra, ella a sus carreras y tú a tus pensamientos. Un buen perro te observa hasta tal punto que conoce todos tus movimientos. Para Lita, mi calzado, más que una señal, era todo un mensaje; si me ponía zapatos volvía a su colchoneta con el rabo caído; si calzaba las zapatillas de deporte, todo era saltar y expresar su contento: el hecho de calzarme delante de ella lo habíamos convertido en un rito. Y luego, en el campo, imaginas, compones, argumentas, recuerdas, evocas…  

Cuando salió, sintió la caricia de los primeros rayos del sol. Un rumor de campanas anticipaba las ocho y el cielo se oscureció con un vuelo de aves asustadas. Callaron los árboles. Amelia trascendía un aura de felicidad y apenas escondía la risa; pensar en la noche, en dormir al calor de su cuerpo, en el peso de sus brazos, en despertar y comenzar una pelea por salir antes de la cama, o preparar el desayuno, o tomar la delantera en el cuarto de baño, en ducharse juntos, en disfrutar el aroma del café. Esta mañana tomó uno ligero, doña Rosa le hará tomar por lo menos dos, y su tarta de manzana, tan fina y apetitosa. Le dirá que un poquito menos, que le cuesta mantenerse delgada. Andar diez minutos hasta la boca del metro, ¿se lo notarán? ¿Comprenderán por qué una muchacha algo alta, algo fuerte, algo rubia, frente despejada y andares firmes, es tan feliz?

Hace unas noches vio la película. Aitor se encierra con el ordenador para pasar un rato con los colegas, un grupo del facebook aficionado a los coches y a las carreras de fondo. Piensa que no le vendría mal salir a correr con él, pero, ¿y el tiempo? Doña Rosa, el Profesor, los Cortina, y todos los demás; y la Escuela de Adultos y la Biblioteca. No, no tenía tiempo para tanto. Le llamó la atención por el reparto, los premios, el título, y la tomó prestada con la intención de verla esa misma noche. Le gustó y no le gustó: el final, un poco forzado. Y le impresionó la imagen de la mujer sola, sentada en la cama de un hotel, el frasco de pastillas en la mesilla de noche… Parecía una de esas mujeres tristes, sentadas en el borde de una cama, o sobre ella, en diferentes posturas, escuetas de ropa, pensativas y tristes. No recordaba el nombre del pintor, pero seguro que se parecía a las mujeres de sus cuadros ¿Buscaría el director ese efecto? Aprendía deprisa, ella que había sido una niña mala, que no había acabado los estudios; pero ahora, ahora sacaría el bachillerato y se haría maestra.

El vagón, semivacío, con el paso de las estaciones se llenaba de viajeros, sin embargo ahora se podía sentar y enfrascarse en la lectura. El libro lo sacó de la Biblioteca animada por la película. Abrió por la primera página y en su mente resonaron las palabras iniciales: “La señora Dalloway dijo que ella misma compraría las flores…”

Imagen tomada de Internet

Anuncios

4 thoughts on “Amelia

    1. Hola, Isabel.

      Bueno, eso es lo que intento. En principio se trata de un relato a dos voces en el que se cuentan cosas distintas, pero que tienen que ver con el autor y su obra (nada nuevo). El relato de ‘Amelia’ se lo he “robado” a Emma: ella lo inició y lo dejó pendiente porque estaba muy enfrascada con el principal que por aquellos días publicó por entregas en su blog, pero cuento con su permiso para seguir con él.

      Gracias por estar ahí. Abrazos fuertes.

      Le gusta a 1 persona

  1. Singular relato, Alfonso. Ese tipo de literatura, como la tuya, me pirra.
    Me quedo con ese … “¿Comprenderán por qué una muchacha algo alta, algo fuerte, algo rubia, frente despejada y andares firmes, es tan feliz?”

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s